Caso de Éxito: Ejecutivo.

“La primera gran dificultad consiste en ganar buena reputación; la segunda, en conservarla toda la vida; la tercera, en preservarla después de muerto.” Benjamín Robert Haydon

La publicidad seduce, el marketing vende y las relaciones públicas convencen. Ejecutivos élite en el mundo entero están satisfechos con nuestros servicios pues no sólo los posicionamos como punta de lanza en el sector económico donde se desarrollan, sino que logramos que su marca continúe vigente a pesar de no contar más con nuestros servicios.

Con un trabajo integral, mostramos la cara más positiva en la web de una empresa que se posicionó como número uno en la creación de hoteles y centros comerciales. Sus ejecutivos, conectaron de manera directa con el público. Se reinventaron de forma continua. Fueron osados, creativos y con un producto limpio, calaron de manera profunda en el subconsciente de los usuarios.

No le vendimos a la gente la idea de ir a comprar a un centro comercial, sino de formar parte esencial de una experiencia de primer nivel al visitar ese lugar. Los clientes no se hospedaron solamente en un hotel, sino que se sintieron como en casa. La percepción del consumidor generó que se conociera sólo a nuestro cliente, y no a su competencia, como el único creador de una experiencia inigualable.

Presentamos una empresa dirigida por líderes impecables y posicionamos personalidades en los medios de comunicación y con el consumidor.
Creamos las trincheras perfectas para sortear cualquier ataque. Creamos los mensajes, desarrollamos las estrategias de los ejecutivos, su empresa y todo su equipo para que su imagen no se distorsionara, por el contrario, se posicionó en la mente del público y conectamos a la compañía con sus clientes de una forma íntima. Forjamos los vínculos empresariales con los objetivos de comunicación de su trabajo, el cual hasta la fecha fue replicado por otros y llevado a cabo con sus competidores.

Gracias a la experiencia que hemos acumulado a lo largo de todos estos años en la gestión de reputación, descubrimos que el hecho de que no se trabaje con profesionales de la comunicación se traduce en campañas sordas, en ejecutivos planos, en proyectos sin alma y en herramientas poco útiles. La afinidad con el cliente no se logra si no se escucha al público y sus peticiones o si no se observan sus carencias y debilidades.

Nuestro trabajo permite que nuestros clientes conozcan sus responsabilidades con el público, sobre todo para no prometer cosas incumplibles, es ahí donde su imagen se posicionó como única en el mercado, y sus fortalezas se intensificaron en la percepción de la gente que reconocía la imagen de nuestros clientes.