Caso de Éxito: Corporaciones

«Si cuido mi carácter mi reputación se cuidará sola»,

Dwight Lyman Moody

Es importante reinventarse continuamente, crear nuevos canales, nuevas opciones, ser atractivos en fondo y forma sin tener miedo. Forjamos el carácter de nuestros clientes, y les hicimos pensar, incluso sin que ellos lo creyeran del todo, que eran los mejores.

Nosotros entendimos el potencial de su carácter, por eso no fue difícil posicionar CEOs, ejecutivos senior, productos o toda una corporación restaurantera.

Gracias a nosotros la llegada de un restaurante de comida japonesa fue un éxito, transmitimos la experiencia que la élite disfrutó en Panamá o Miami y con toda la dificultad cultural que podría representar, enaltecimos un nombre ya forjado y continuamos con esa línea de superación.
Presentamos de forma exitosa un nuevo paradigma en la convivencia familiar o las reuniones de negocios durante las comidas.

Nos transportamos al pasado para entender las mejoras que la tecnología trajo consigo en otras épocas, la llegada del elevador o las escaleras eléctricas a las tiendas departamentales o a los edificios y nos basamos en esa nostalgia pura para formar una campaña innovadora que reinventara a los humanos reuniéndose la reunión alrededor de una mesa.

Vendimos una vivencia que solo se encuentra en los lugares más sofisticados del mundo.

En auge del pleno siglo XXI, no puedes hacer comunicación integral con modelos del siglo XX. Tienes que prestar especial atención a las redes sociales, los tuits, los blogueros, los influencers. Tu relación ahora es permanente con tu público objetivo, y en cada una de nuestras experiencias y con nuestros clientes nos basamos en ese precepto, el de dar a conocer a su público porqué están con los mejores.